lunes, 1 de mayo de 2017

Carta imaginaria

¡Hola, Melanie!

He acabado por fin el bachillerato y he sacado muy buena nota en la selectividad. En estos días estoy a punto de matricularme en la Universidad, por fin, en la carrera que me gusta. Me siento feliz por haber llegado a la meta.

Recuerdo lo difícil que me parecía todo cuando comencé por tantos exámenes y trabajos que se sucedían uno tras otro sin apenas tiempo. No imaginé que llegaría este momento tan pronto. Al mirar hacia atrás, realmente el tiempo ha pasado rapidísimo.

Durante estos años he conocido a muchos compañeros y profesores que probablemente será difícil que vuelva a ver, porque cada uno seguirá su camino e incluso, probablemente, alguien se trasladará de ciudad. Eso es lo más difícil y lo que más duro se me está haciendo en estos momentos, porque me da mucha pena dejar de verles.

Tengo que reconocer que de todos he aprendido mucho y a todos les debo gran parte de lo que ahora tengo, porque si no me hubiesen exigido, ahora no tendría esta recompensa. Eso en cuanto a los profesores. Por otro lado, están los compañeros y compañeras que tanto me duele dejar. Cada año, lo peor era la espera de las listas de los grupos de clase y la tristeza que suponía para todos que nos separasen. Sin embargo, gracias a ello teníamos la oportunidad de conocer a otras nuevas personas a las que tengo en mi lista de amigos/as. Así que, me siento agradecida con todos por todo lo que me han exigido y por lo que me han ayudado. También por los buenos momentos compartidos dentro y fuera del instituto.

Por último, no puedo olvidarme de mi familia que tanto me ha ayudado para llegar hasta aquí.

Me va a doler mucho dejar nuestro instituto y nuestras "quedadas" de los viernes. Espero y deseo que los nuevos caminos que emprendamos coincidan en la plaza en la que tantas veces nos hemos encontrado y que siga nuestra amistad para siempre.

Un abrazo,

Nuria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario